El Manual de liturgia

El Manual de liturgia

de liturgiapapal

MisaRorate.jpg

Una tradición del tiempo de Adviento son las Misas Rorate Caeli. Han caído en desuso en los últimos años en muchos lugares, pero en algunas naciones continúan celebrándose.

En la audiencia del 14 de diciembre de 2016, el papa Francisco se refirió a esas Misas al señalar: “El tiempo de Adviento es la ocasión particular para profundizar nuestra fe, para abrir nuestros corazones a las necesidades de los otros y para vivir mejor nuestra vocación cristiana. Para cumplir estos compromisos, los ayuden la oración cotidiana, la contemplación de la Palabra de Dios, la participación en la Misa matutina Rorate y los ejercicios espirituales de Adviento.”

Se trata de celebrar la Misa común de Santa María propia del Adviento, que inicia con la antífona de entrada tomada de Isaías (45,8) que al principio dice “Rorate Caeli”, es decir, Gotead Cielos.

La particularidad de estas Misas es que son celebradas al amanecer, porque el Adviento espiritualmente es la espera de la Luz que se hizo hombre y nació en Belén para dispersar las tinieblas. Se celebran a esa hora y con todo el templo a oscuras: únicamente se ilumina por los candelabros del altar, del presbiterio y por las candelas que llevan los fieles en la mano. 

Los fieles portan las velas, no solo para iluminar el lugar, sino como símbolo de que la unión de muchas luces individuales repele la oscuridad y las tinieblas. La luz que recibieron en su bautismo no la esconden, como dice Jesús en el Evangelio de San Mateo, sino que sirve para iluminar.

Al final de la Misa se empieza a ver el sol, que ya sube. Amanece un nuevo día, en símbolo que al final del Adviento recordaremos el Nacimiento del Sol que nace de lo alto, como llamó Zacarías a Jesús.

Respecto a estas Misas, el entonces Card. Ratzinger, en sus memorias recordaba que “en el tiempo de Adviento, por la mañana temprano, se celebraban con gran solemnidad las misas Rorate en la iglesia aún a oscuras, sólo iluminada por la luz de las velas. La espera gozosa de la Navidad daba a aquellos días melancólicos un sello muy especial.”

¿Se pueden celebrar Misas Rorate en la forma ordinaria? Sí, desde luego. No hay ninguna norma que prohíba celebrar la Misa al amanecer, y sin encender luces. Tampoco hay una norma que proscriba a los fieles sostener velas durante la Eucaristía.

¿Cómo se celebraría una Misa Rorate en la forma ordinaria? Programándola al amanecer; no encendiendo las luces del templo; y pidiendo a los fieles que lleven velas encendidas. Se usaría el formulario del Común de Santa María Virgen propio del Adviento (IGMR 376). Y se usarían vestiduras litúrgicas blancas o moradas (IGMR 347, in fine).

MisaRorate1.jpg